PREGUNTAS FRECUENTES.

1. ¿Qué es una familia de acogida externa?

 

Es una familia que, transitoriamente, recibe el cuidado personal de un niño, niña o adolescente por una medida de protección judicial. Esta medida tiene lugar mientras la familia de origen o extensa es evaluada o trabaja en recuperar sus habilidades parentales para recibir al niño, niña o adolescente de vuelta.

 

2. ¿Por qué son necesarias las familias de acogida externas?

 

Las familias de acogida externas son una alternativa que promueve la restitución de derecho y el bienestar del niño, niña u adolescente. Son un “puente” de reparación de sus vínculos antes de volver con su familia de origen, extendida o adoptiva, asegurando su derecho a vivir en un entorno familiar que lo proteja, en el que aprenda sus roles y estructura. Además, estas familias previenen la internación en residencias o permiten que se egrese de ellas. Sabemos que las familias de acogida externas tienen el potencial de promover mayor bienestar que las residencias por el hecho de que los vínculos son personalizados y estables.

3. ¿Qué es una familia extensa?

 

Es una familia directa, con vínculo consanguíneo o por parentesco. Ejemplos de ello son abuelas, tíos, tías, hermanos y primos, etc.

 

4. ¿Hay distintas modalidades de familias de acogida externas o son todas iguales?

 

Hoy, solo existen dos modalidades. 

  • La habitual, que son familias que reciben al niño, niña o adolescente por una periodo de entre tres meses y un año y medio o dos. 

  • La modalidad pre adoptiva, que son familias que se inscriben para tratar de vincular a un niño o niña con una familia adoptiva (como en la Fundación Chilena de la Adopción). 

 

Se espera que aumenten las familias de acogida externas, además de las de emergencia y permanentes, éstas dos últimas existen en la práctica, sin embargo en un número restringido. Las familias de emergencia son aquellas disponibles para acoger en circunstancias complejas y emergentes desde 0 hasta 3 meses. Las familias de acogida permanentes son las que están disponibles para la acogida por más de dos años hasta incluso acoger de manera indefinida.

 

5. ¿Qué requisitos debo cumplir para ser Familia de Acogida Externa?

  • Ser mayor de 18 años.

  • Pasar por una evaluación psicosocial de una duración aproximada de 3 meses.

  • Los y las integrantes de tu familia deben estar de acuerdo.

  • No tener antecedentes penales ni estar inhabilitado para trabajar con NNA.  

  • Poder comprender lo que el niño, niña o adolescente necesita para su desarrollo mientras está en la familia que lo acoge.

  • Poder trabajar en conjunto con el equipo profesional, siendo supervisado y apoyado por éste.

  • Conocer y apoyar el plan de intervención en el cual se apoya y trabaja con la familia de origen y/o extensa. 

  • Poder entregar amor y después dejar ir a los NNA, sabiendo que el tiempo compartido fue un paso importante en su desarrollo y bienestar.

 

6. ¿Hay un proceso de postulación, evaluación, lista de espera para ser familia de acogida externa?

 

Las bases del proceso de postulación y evaluación son iguales en todo Chile. También, tienen el mismo objetivo: determinar si las personas pueden cuidar, proteger y promover el bienestar de los niños, niñas y adolescentes vulnerados en sus derechos y que han sido separados de sus familias de origen. 

Por ejemplo en la Región Metropolitana, hay una lista de espera para ser evaluado/a y después, se necesita un tiempo para encontrar una familia idónea para el niño, niña o adolescente. En regiones, no hay tantos programas, por lo que esto también puede causar una lista de espera.

La Red Acogida está buscando los recursos para poder crear un acompañamiento durante estas esperas. Un espacio con instancias de formación que permitan mantener interesadas y capacitadas a las familias postulantes, mientras están a la espera de ser evaluadas por los programas de Familias de Acogida (FAE).

7. ¿Hay una institución oficial?

 

SENAME supervisa los programas colaboradores de familias de acogida y también tiene sus propios programas. Además, los niños, niñas y adolescentes están bajo una medida de protección de un tribunal de familia, que también supervisa, impone y exige a los programas de familias de acogida.

8. ¿Cuántas Familias de Acogida externa existen hoy y cuántas se necesitan?

 

Hay alrededor de 800 familias de acogida externas, sin embargo, no todas están acogiendo niños en el mismo momento. Algunas han sido evaluadas y están esperando recibir niños, otras están en un período de descanso después de la transición de un niño y otras no han seguido con el proceso de acogimiento. La gran mayoría son con vínculo previo, es decir, terceros significativos como padrinos, madrinas, vecinos, vecinas, profesores o apoderados del curso del niño o niña o adolescente.

 

Hasta septiembre 2020, había 6.785 niños, niñas y adolescentes atendidos en residencias, 847 de ellos siguen estando en instituciones masivas (CREAD), los que están en proceso de cierre por el Estado. Los efectos de la pandemia aumentaron el número de niños, niñas y adolescentes vulnerados, separados de sus familias y con necesidad de cuidado alternativo. Se estima que alrededor de 1.300 niños y niñas menores de 3 años están en residencias y deberían ser cuidados en familias de acogida como única alternativa. También hay muchos niños y niñas mayores de 3 años que deberían vivir en una familia de acogida y no en una residencia. Esa solución se ve imposibilitada, porque no existen ni los recursos suficientes del Estado para programas especializados que trabajen con las familias de acogida, ni las suficientes familias de acogida para hacer esa tarea. Esos recursos permitirían aumentar la oferta necesaria para las necesidades actuales de la infancia y adolescencia vulnerada en este país. 

9. ¿Tengo más posibilidades si tengo una familia tradicional?

 

No, el orden de prelación o prioridad de atención de las familias adoptivas no aplica en la evaluación de la familia de acogida externa. Se necesitan muchos tipos de familia porque hay muchos niños, niñas y adolescentes con diversas características. La ley no hace distinción de género, pero sí hace distinción de edad que es entre 18 y 70 años.

10. ¿Tengo más posibilidades si tengo hijos/as?

 

Tener hijos/as puede significar que las personas tienen más experiencia en el cuidado de la crianza de los niños, niñas y adolescentes. Pero es importante destacar que el acogimiento no es reemplazar los padres y madres, cualquier persona puede acoger, mientras tenga los requisitos necesarios y entienda las necesidades de los niños, niñas y adolescentes en acogida.

11. ¿Puedo ser familia de acogida si soy soltero/soltera?

 

Sí puedes, tienes que pasar por un proceso de evaluación como todos los postulantes. Mejorarán las posibilidades cuando existan redes de apoyo activas en su entorno, figuras cercanas, amigos, familiares que ayuden en el proceso.

12. ¿Puedo ser familia de acogida si soy gay o lesbiana?

Sí puedes, tienes que pasar por un proceso de evaluación como todos los postulantes, mejoran las posibilidades cuando se presentan con redes que lo apoyen activamente en su entorno, tanto para ustedes como para los niños, niñas y adolescentes. 

13. ¿Cuánto dura un acogimiento? ¿Puede ser indefinido?

El acogimiento puede ser por semanas, meses y hasta, dos años. En Chile, muchas veces los procesos legales demoran, por lo tanto, los niños, niñas y adolescentes pueden estar en acogimiento por plazos más extendidos, aunque,  idealmente,  debieran ser más expeditos. El foco siempre debería estar en el interés superior de los niños, niñas y adolescentes y su necesidad pasar por la familia de acogida mientras se busca una respuesta permanente. Pero, puede darse que de no existir esa respuesta y sea el mejor interés quedarse en su familia de acogida. La ley hoy no lo impide pero tampoco lo favorece.

14. ¿Es necesario tener un nivel socio económico específico?

Es necesario que los ingresos cubran las necesidades básicas de todos/as los/as integrantes de la familia y el niño, niña y adolescente acogido/a. Es importante destacar que el aporte del programa es un monto mínimo y en algunas programas no existe un apoyo financiero pero sí un aporte práctico con ítems de cuidado (pañales, leche, etc.).

15. ¿Puede la familia postulante predefinir el rango de edades del niño/a o adolescente a recibir?

 

Sí. El proceso de evaluación debe dar a conocer a los/as postulantes las necesidades y las etapas de desarrollo de los niños, niñas y adolescentes, para que con esas herramientas tomen una decisión  acorde a sus capacidades. Muchas personas buscan un lactante pero durante el proceso se dan cuenta que tienen fortalezas para cuidar a  niños/as más grandes o adolescentes.

16. ¿Los niños/as vienen directo de sus familias o de residencias?

 

De ambos, ya que las realidades de los niños, niñas y adolescentes son diversas y sus historias diferentes. 

17. ¿Puedo adoptar al niño/a que estará bajo mi cuidado?

 

Ser familia de acogida es transitorio, con el propósito de apoyar la revinculación familiar o ser un espacio de cuidado mientras los niños, niñas y adolescentes esperan la adopción u otra medida judicial definitiva con su familia de origen o extensa. Las orientaciones técnicas de SENAME actualmente sólo contemplan el acogimiento como un programa temporal.

Existen excepciones en las que familias de acogida han quedado con el cuidado permanente de los niños, niñas o adolescentes (hasta los 18 años) o tuvieron la posibilidad de adoptar, en situaciones muy particulares, que se dan caso a caso. Esto sucede, cuando el programa considera que agotó todas las instancias de revinculación con la familia de origen, familia extensa o de adopción y durante ese proceso, estuvo al cuidado de la familia por largo plazo, creando lazos profundos. En este contexto, sacarlos de ese entorno para llevarlos a una familia adoptiva puede ser una vulneración más, por lo que quedará en la decisión de los jueces de familia, priorizando el interés superior del niño, niña o adolescente.

 

Es importante destacar que muchos programas todavía tienen la visión en la que si una familia expresa su interés en adoptar, no pueden seguir en el proceso de evaluación de ser familia de acogida. Incluso, algunas familias de acogida, que ya lo han sido antes, han tenido experiencias negativas con programas que reaccionaron en contra de su deseo de adoptar. Red Acogida trabaja porque el foco debe centrarse siempre en el bienestar de los niños, niñas y adolescentes y su interés superior, resguardando sus derechos y respetando la legislación vigente.

18. ¿Tengo que pagar todos los costos de cuidado del niño/niña y adolescente?

 

El Estado ayuda en promedio con $70 mil pesos mensuales pero en los programas de familias de acogida de la Administración Directa se les ayuda sólo con cosas materiales. Además, es posible pedir el permiso maternal o parental por 3 meses en caso de jornada completa o 4 meses si es media jornada. La familia de acogida puede incorporar al niño, niña o adolescente en acogida como carga en su Isapre o dejar que permanezca en FONASA.

19. ¿Para qué se ocupa el aporte?

 

La familia destinará el aporte económico, para los fines que estime necesario, en relación a las necesidades de los niños, niñas y adolescentes que acogen. 

20. ¿Los niños, niñas y adolescentes acogidos pueden ser mi carga de FONASA o ISAPRE?

 

Sí, siempre y cuando, esté regularizada la situación administrativa, para lo cual el equipo profesional del proyecto informará y gestionará con las instancias correspondientes.

21. ¿Tienen que ir al mismo establecimiento educacional de mis hijos/as?

 

No necesariamente. De ser posible los niños, niñas y adolescentes deberían quedar en su colegio original para evitar más transiciones y separaciones, pero si no es posible, el programa de familias de acogida los/as ayudará a encontrar la mejor opción en el sector.  

22. ¿Tiene prioridad para entrar al establecimiento educacional?

 

Sí, tienen prioridad en el sector público, porque todo niño, niña o adolescente tiene derecho a una educación. Por tanto, el sistema educacional deberá buscar y brindar siempre una alternativa. Son los profesionales del proyecto quiénes los que ayudarán en la gestión.

23. ¿Si el niño, niña o adolescente requiere atención psicológica, dónde puede ir?

 

Contará con una psicóloga o psicólogo que acompañará el proceso familiar e individual del niño, niña o adolescente en el programa de familia de acogida especializada. También, se puede acudir a la red pública o llevarlo al sistema privado si puede pagarlo, lo que debe coordinarse con el programa de familias de acogida durante el proceso.

24. ¿No le hará daño al niño, niña o adolescente vivir por un tiempo con una familia distinta a la suya?

 

Las transiciones y separaciones hacen daño a los niños, niñas y adolescentes. Sin embargo, cuando un niño se encuentra en desamparo y requiere una respuesta de cuidado alternativo, lo mejor es mantenerlo acogido en un ámbito familiar. Las familias de acogida son evaluadas y acompañadas para asegurar el cuidado adecuado a las necesidades de los niños, niñas y adolescentes. También promueven su bienestar, desarrollo y protección.  Ellos o ellas tienen el derecho a vivir en familia, reconociendo su estructura, sus roles, siendo amados y protegidos por su entorno. Por esa razón, la protección de una familia de acogida es una experiencia reparatoria y sanadora. Para eso, cualquier transición tiene que ser  acompañada con cuidado, transparencia e involucrando a todos los actores importantes para el niño, niña o adolescente. 

 

Además, cuando es en el interés superior de los niños, las familias pueden seguir en contacto con ellos o ellas. De esa manera, integran a su vida, las experiencias y lazos creados en su historia. Entendiendo quiénes son y quiénes han sido importantes en sus vidas. 

25. ¿No me hará daño que el niño, niña o adolescente se vaya?

Lo más seguro es que la separación será difícil por lo que hay que mantenerse enfocado en el interés superior de los niños, niñas o adolescentes. En lo práctico, es reconocer que ellos o ellas estarán mejor al cuidado de su mamá/papá que en una familia de acogida, siempre que esa mamá/papá tenga las condiciones para cuidarlo y protegerlo bien.  

Ser un puente, significa ayudar, por un plazo temporal, a las familias de origen o las familias extensas volver a tener el cuidado de sus niños o, en otras situaciones, es proteger a un niño/a que está en proceso de adopción, para que esté lo mejor posible antes de ir a su hogar permanente. Es indispensable que la familia de acogida se prepare para las despedidas, transiciones y el duelo. El proceso siempre debería ser acompañado por el programa. 

Siempre vale mil veces la pena entregar amor a un niño, viendo cómo crece y se desarrolla con tu cuidado, que en una residencia. Protegerlo hasta que tenga una respuesta permanente con su familia u otra. 

 

26. Si son hermanos/as ¿Tienen que ir a la misma familia de acogida?

 

Siempre es prioridad que los hermanos vivan juntos, cuando sea de su interés superior. Si no resulta posible que vivan juntos, pueden mantener contacto entre ellos. Cualquier situación que se dé al respecto, será organizada por el programa de familias de acogida. 

27. ¿Hasta cuántos niños/as puedo recibir al mismo tiempo?

 

En general uno pero si son hermanos/as es posible recibir más, si la familia de acogida está de acuerdo. Existen excepciones por períodos temporales. 

28. ¿Hay postnatal para cuidadores de familias de acogida?

 

Sí, para quien desee solicitarlo, si bien no es una obligación, favorece la adaptación del niño, niña o adolescente en su familia de acogida. Se llama permiso parental y es de 3 meses jornada completa o 4 meses media jornada para aquellas familias que cotizan en salud.